Publicaciones etiquetadas con: premiados

El hombre que tenía miedo a caer

Como ya sabéis, siempre estamos en la búsqueda de material de interés y calidad suficientes para que veáis lo mejor de lo mejor. Esta vez, os proponemos una de las animaciones de la Escuela de Cine de Newport, bajo la dirección de Joseph Wallace, que es capaz de contar una historia y cautivar al público a un nivel emocional, a través de materiales tan humildes como el cartón, la tela o el papel.

 

La historia sigue a Ivor, un viejo que vive solo en el último piso de un bloque de apartamentos en una ciudad llena de gente. Su principal pasión son sus flores, pero cuando una maceta cae de su ventana y se rompe, comienza a pensar… “¿y si me caigo?”. Como su paranoia crece, le va llevando a una serie de decisiones que conviertirán su mundo del revés.

El proceso de producción duró alrededor de ocho meses de duración, desde el desarrollo de las ideas hasta el producto final. La marioneta usada para contar la historia, mide 24 centímetros y está hecha de tubos de latón, alambre de aluminio, espuma y tela. Siguiendo con la estética general de la película de papel y cartón, hay partes del títere que están hechas de papel, como los ojos, para que puedan ser reemplazados al parpadear.

Y para que os fijéis en todos estos detalles y muchos más, os dejamos con el making of, detrás de las cámaras de “The man who was afraid of falling”.

Anuncios
Categorías: Cotrometrajes | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Madame Tutli-Putli

“¡Qué ojos!” Es la reacción más común al ver Madame Tutli-Putli, un cortometraje de Stop Motion con marionetas, cuyos ojos parecen estar vivos. La razón es porque esos ojos fueron grabados con actores reales y se introdujeron en postproducción para dotar de una increíble vida a estos personajes de silicona. El efecto es cautivante, y ha ayudado a la señora Tutli-Putli a ganar numerosos premios en festivales de cine, desde Cannes a Nueva York, además de una nominación al Oscar como Mejor Cortometraje de Animación.

La señora Tutli-Putli, cargada con todas sus posesiones terrenales y los fantasmas de su pasado, viaja sola en un tren nocturno, rodeada de extraños. Al vencerle el sueño, aparecen unas extrañas visiones y el viaje de esta dama, da un espeluznante giro. Poco a poco se va viendo atrapada en una aventura a  la deriva entre el mundo real y el imaginario, donde tiene que enfrentarse a sus demonios y sus miedos.

 

Producido por el National Film Board de Canadá y dirigido por Chris Lavis y Maciek Szczerbowski. Fueron necesarios cuatro años para terminar esta producción de 17 minutos. El efecto “mapeo del ojo” fue concebido y ejecutado por Jason Walker, un pintor y artista de efectos visuales de Montreal.

Este proyecto nació en el año 2003, como un concepto para un cortometraje de animación, según palabras de su director, Chris Lavis: “una de las cuestiones creativas más importantes era cómo traer la emoción humana y la expresividad a las marionetas de Stop Motion”. Para ello probaron y discutieron muchos enfoques diferentes. Al final, la solución surgió cuando Jason probó el seguimiento y la sincronización de ojos humanos en las marionetas, para ello, contaron con la colaboración de la actriz Laurie Maher, que fue grabada en vídeo para recrear los movimientos de la cabeza de la marioneta.

Categorías: Cotrometrajes | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: